Cada año, Ecovidrio viste sus contenedores con disfraces alegóricos al carnaval de su ciudad con un cometido claro: concienciar a los carnavaleros para reciclar vidrio. Pelucas, purpurina junto a una frase pegadiza y fácil de recordar.